time 4 minutos

El pasado siete de octubre, el Gobierno de España presentó su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia siguiendo los criterios establecidos por la Comisión Europea. A través de este plan España tiene previsto movilizar 72.000 millones de euros entre 2021 y 2023, un importe que supondría ejecutar, en tres años, la mitad de todos los fondos disponibles para el país a través del fondo Next Generation EU. Cabe indicar que se prevé que el plan tenga un impacto adicional en el PIB de más de 2,5 puntos porcentuales y que ayude a crear más de 800.000 puestos de trabajo.

Los cuatro pilares sobre los que se sustenta el plan, que el Gobierno ha bautizado como España Puede, son:

  • Transición ecológica (37 % del total): tiene como principal objetivo adelantar a 2023 los objetivos intermedios del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), establecidos para 2025. En este sentido, destaca el despliegue de 250.000 vehículos eléctricos para 2023, el desarrollo de 100.000 puntos de recarga, la transformación del sistema energético a gran escala (100% renovable en 2050), la rehabilitación de 500.000 viviendas y el fomento del turismo sostenible y de calidad.
  • Transición digital (33 %): destaca la necesidad de resolver debilidades como la digitalización de las pymes, que representan el 95 % de las empresas españolas. La transformación digital se articulará a través de proyectos específicos como, por ejemplo, el impulso de competencias digitales para las pymes, la dotación de cobertura 5G al 75 % de la población y el desarrollo del marco normativo para el teletrabajo.
  • Igualdad de género: pretende reducir las actuales brechas de género en el mercado laboral y reforzar el sistema educativo, en especial en lo que afecta las familias más vulnerables. Se activarán 65.000 plazas de educación infantil de 0 a 3 años.

Cohesión social y territorial: los objetivos de este pilar son reducir los efectos de la despoblación mediante la rehabilitación de infraestructuras y conectividad, reforzar la sanidad, la educación pública y las políticas activas de empleo.

10 políticas tractoras

El plan se estructura en torno a diez políticas palanca que son consideradas como urgentes por su alta capacidad de arrastre sobre la actividad y el empleo y por su capacidad de influir en la modernización de la economía y sociedad españolas.

1. Agenda urbana y rural, poniendo énfasis en la lucha contra la despoblación y el desarrollo de la agricultura. En este eje se incluyen políticas como la movilidad sostenible, la rehabilitación de viviendas, la regeneración urbana, y la transformación y digitalización del sistema agroalimentario y de la cadena logística (16 % de los recursos).

2. Infraestructuras y ecosistemas resilientes, que incluye, entre otros, la conservación y restauración de ecosistemas o la preservación de infraestructuras urbanas, energéticas y de transporte (12 % de los recursos).

3. Transición energéticajusta e inclusiva (9 % de los recursos).

4. Administración para el siglo XXI, que debe facilitar, entre otras cuestiones, la modernización del Sistema de Justicia (5 % de los recursos).

5. Modernización y digitalización de las empresas para apoyar el tejido empresarial y garantizar la competitividad industrial (17 % de los recursos).

6. Ciencia e innovación y refuerzo del Sistema Nacional de Salud (17 % de los recursos).

7. Educación y conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades, que incluye la formación profesional, educación de 0-3, etc. (18 % de los recursos).

8. Economía de los cuidados y políticas de empleo, entre ellas, los cuidados de larga duración a personas mayores y dependientes, el refuerzo del Sistema Nacional de Dependencia y la modernización de las políticas activas de empleo (6 % de los recursos).

9. Deporte y cultura. En este campo también se incluyen el sector audiovisual y la industria de los videojuegos (1,1 % de los recursos).

10. Modernización del sistema fiscal para mejorar la eficiencia del gasto e incrementar la progresividad y redistribución de los recursos para lograr un crecimiento inclusivo y sostenible.

Para garantizar que los recursos se destinen a promover las transformaciones que se describen en el plan, se ha definido un modelo de gobernanza en el que jugará un papel determinante la nueva Comisión interministerial para la Recuperación, Transformación y Resiliencia. Las Comunidades Autónomas participarán en el modelo de gobierno a través de la Conferencia Sectorial de Fondos Europeos y a través de la Conferencia de Presidentes.

En cuanto a la interlocución con el sector privado, está previsto que se realice a través de foros y consejos de alto nivel en los ámbitos de ciencia e innovación, digitalización, energía, agua, movilidad, industria, turismo, reto demográfico, cultura y deporte.

Finalmente, es relevante remarcar que el plan se verá reflejado en el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2021, que incorporarán 27.436 millones para las partidas previstas.