time 6 minutos

Hasta un 37% de los Fondos de Recuperación destinados a superar la crisis del COVID-19 están relacionados con la lucha contra el cambio climático, con el ambicioso objetivo de lograr una reducción del 55% de las emisiones contaminantes en 2030

La recuperación de la economía tras la crisis provocada por la pandemia del COVID-19 será a todas luces una recuperación verde. El Gobierno de España aplaude la reciente resolución de la Comisión Europea de apostar por el objetivo más ambicioso de los dos que estaban siendo considerados, la reducción del 50% de las emisiones contaminantes para 2030. La apuesta europea por esta última cifra muestra la voluntad de la UE por ir más allá de los acuerdos de París y liderar la transición hacia una economía neutra en emisiones de CO2.

Esta política queda reflejada claramente en los Fondos de Recuperación europeos, vertebrados a través del programa Next Generation UE. Hasta un 37% del presupuesto de la UE y de los fondos se destinará a la lucha contra el cambio climático en todas sus variantes. La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha calificado esta decisión de “muy buena noticia” porque pone de manifiesto que la transición ecológica “es un vector de creación de empleo, de modernización de la industria, de resiliencia, de fortalecimiento de nuestras infraestructuras y de nuestras ciudades”.

Además de las partidas directamente relacionadas con el cambio climático, la mayoría de gastos financiables tendrán un componente medioambiental y verde. El acuerdo alcanzado en la UE establece claramente que todas las políticas y programas europeos no solo contribuyan a la agenda climática, sino que la integren y la refuercen haciendo efectivo el principio de “no harm.”

El Green Deal europeo 

El Pacto Verde o Green Deal europeo (en terminología que quiere recordar al New Deal de Roosevelt de los años 30 en EE.UU.) vertebra la política medioambiental de la UE. Pretende movilizar un billón de euros durante diez años para lograr economía baja en emisiones de carbono. Los estados receptores de los Fondos de Recuperación Europeos han de seguir las directrices de este plan. La UE aprobará próximamente una Ley Europea del Clima para dotar de entidad jurídica al Green Deal.

El Pacto Verde se fundamenta en varios pilares o líneas de actuación, entre ellos:

Proteger la biodiversidad 

La biodiversidad, elemento clave para la economía y la alimentación mundial, es uno de los ejes del Green Deal europeo. Se calcula que las cosechas mundiales de trigo, arroz y maíz disminuyen entre un 3% y un 10% con cada grado de calentamiento del clima mundial sobre los niveles históricos. La protección de la biodiversidad incluye medidas como:

  • Crear zonas protegidas en al menos el 30% del suelo de Europa y el 30% de los mares de Europa
  • Restaurar los ecosistemas dañados o degradados, con acciones como la reducción de hasta un 50% del uso de pesticidas
  • Desbloquear 20.000 millones de euros anuales para la biodiversidad, en acciones públicas y privadas
  • Centrarse en los tres sectores clave: construcción, agricultura y alimentación

De la granja a la mesa 

La estrategia europea llamada De la granja a la mesa está destinada a garantizar una transición justa para los sectores agrícola y marítimos, combatir el fraude alimentario y reducir el uso de plaguicidas, abonos y antibióticos, así como desarrollar técnicas agrícolas y pesqueras innovadoras. Es importante destacar que todas las importaciones de alimentos de terceros países deberán cumplir las normas medioambientales de la UE. 

Energía limpia 

Quizás el tema más importante, teniendo en cuenta que el 75% de las emisiones de carbono causantes del efecto invernadero en la UE provienen de la producción de energía y que en 2017 solo el 17% de la energía europea provenía de fuentes de energía renovable.

Para alcanzar el ambicioso objetivo de reducir las emisiones contaminantes en un 55% para 2030, la UE propone una serie de medidas:

  • Conectar e integrar de manera más eficiente las fuentes de energía renovables a la red, e interconectar los sistemas energéticos
  • Fomentar las tecnologías innovadoras y las infraestructuras modernas
  • Impulsar la eficiencia energética y el diseño ecológico de los productos
  • Descarbonizar el sector del gas y fomentar la integración inteligente en todos los sectores
  • Ayudar a los países de la UE a combatir la pobreza energética y capacitar a los consumidores
  • Incrementar la cooperación transfronteriza y regional con el objetivo de compartir mejor las fuentes de energía limpia
  • Promover las normas y tecnologías energéticas de la UE a nivel mundial
  • Desarrollar la energía eólica marina en Europa

Agricultura sostenible 

Se articula en torno a la Política Agraria Común (PAC) de la UE, que está destinada a aunar tres objetivos: la sostenibilidad económica, social y medioambiental. La reforma de la PAC ha quedado aplazada a enero de 2023 debido a las negociaciones entre el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE. El Reglamento de Transición aprobado mantendrá la mayor parte de las políticas actuales de la PAC, pero introducirá ya algunas mejoras. A lo largo de 2021 la UE presentará sus planes para actualizar estrategia forestal y el objetivo de contaminación cero para proteger agua, aire y suelo. Algunas metas claras ya están definidas:

  • Industria sostenible
  • La UE apuesta por una política industrial basada en la economía circular
  • El desarrollo de nuevos mercados para productos climáticamente neutros y circulares
  • La descarbonización de sectores de gran consumo de energía, como el acero y el cemento
  • Una política de productos sostenibles basada en la reutilización y el reciclaje, que también afectará a los productos importados de terceros países. Por ejemplo, la Comisión propondrá que todos los envases de la UE sean reutilizables para 2030

Financiación de la transición ecológica 

Como hemos visto, la UE tiene un ambicioso proyecto de inyección de un billón de euros en sostenibilidad y lucha contra el cambio climático en un periodo de diez años. El próximo presupuesto a largo plazo cubrirá un período de siete años, de 2021 a 2027, con fuertes inversiones en temas directamente relacionados con el medio ambiente. La Comisión ha propuesto consagrar el 25 % de sus fondos a la acción climática y al gasto medioambiental en múltiples programas. Sin embargo, la UE ya advierte que el presupuesto comunitario, por sí solo, “no es suficiente para atajar el cambio climático ni para satisfacer las enormes necesidades en materia de inversión a escala mundial.” Así pues, los estados miembros y los agentes privados “tendrán que colmar este déficit.”

Para garantizar que ningún país, sector económico o grupo social se quede rezagado, la UE ha creado el  Mecanismo para una Transición Justa, que realizará inversiones por un valor mínimo de 100 000 millones de euros durante el período 2021-2027 con fondos del presupuesto de la UE, cofinanciación de los Estados miembros y contribuciones de InvestEU y del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Extrapolado a un período de más de diez años, el Mecanismo para una Transición Justa movilizará unos 143 000 millones de euros.

Suscríbete