time 3 minutos

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, anunció el pasado miércoles la aprobación de Bruselas al plan español para utilizar los 69.500 millones de euros en transferencias del fondo de recuperación europeo, en un acto en Madrid junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

España podría llegar a recibir alrededor de 19.000 millones este año, cantidad menor que los 27.000 que tenía presupuestados. El primer pago, que se prevé que se realice a finales de julio, consta de 9.000 millones, un 13% del plan. Von der Leyen anunció que este porcentaje se entregará como anticipo a cada país para el que se aprueben los fondos. El total que le corresponde a España de los fondos es de 140.000 millones, de los cuales la mitad son créditos a devolver. España todavía no ha formalizado la petición de estos créditos, y tiene de plazo hasta 2026 para hacerlo.

Una segunda entrega de dinero tendrá lugar a finales de año, pero ésta, a diferencia de la primera, se supeditará a la comprobación de que los planes en marcha cumplen los requisitos acordados y avanzan hacia sus objetivos.

Momento histórico

Sánchez calificó el anuncio de «momento histórico» y Von der Leyen aseguró que «se abre la puerta a una nueva forma de entender la Unión». El anuncio tuvo lugar en la sede de Red Eléctrica, donde ambos dirigentes han visitado el Centro de Control de Energías Renovables (CECRE), una referencia al tipo de proyectos prioritarios que recibirán ayuda de los fondos. El viaje de Von der Leyen incluyó una parada en Lisboa, para anunciar también la aprobación del plan de recuperación de Portugal.

La aprobación de la Comisión Europea no es todavía el paso definitivo para que comience a llegar el dinero a España, ya que se requiere la validación del Consejo Europeo, que sí sería el último trámite. Está previsto que tenga en el mes de julio.

Transición verde

Tanto Sánchez como Von der Leyen destacaron que el 40% de los fondos van destinados a la llamada transición verde, el fomento del empleo juvenil y la innovación tecnológica. «Estos objetivos son inamovibles» advirtió la presidenta de la Comisión Europea, que se felicitó porque un buen número de los planes presentados no solo están en esa línea con los objetivos sino «que son más ambiciosos».

La Comisión Europea destacó que las medidas para asegurar una transición verde en España «incluyen 3.900 millones para el desarrollo de energías renovables y 3.400 millones para apoyar la renovación de más de medio millón de edificios residenciales para mejorar su eficiencia energética».

Además, incluyen también medidas para «promover la movilidad sostenible; descarbonizar la indstria; reducir la dependencia energética y ayudar a mitigar los efectos adversos del cambio climático mediante la preservación de los espacios costeros, los ecosistemas y la biodiversidad». Por último, Bruselas destaca que el plan «promueve la economía cicular mejorando la gestión del agua y los residuos en el país».

Fondos Next Generation UE

Los fondos forman parte del programa de la Unión Europea Next Generation UE, el mayor instrumento de estímulo económmico jamás preparado por la Unión Europea, que movilizará 750.000 millones de euros para contribuir a la reconstrucción económica de la UE después de la pandemia de la COVID 19.

España entregó a Bruselas a finales de abril el llamado Plan de Recuperación y Resiliencia, que incluye 102 reformas y 110 inversiones. Los únicos cuatro Estados miembros que todavía no lo han entregado, aunque el plazo fijado por la UE concluyó el pasado 30 de abril, son Malta, Bulgaria, Países Bajos y Estonia.

Suscríbete