time 4 minutos

La movilidad sostenible, la rehabilitación urbanística y la digitalización de las pymes encabezan la lista de las inversiones que buscan hacer la sociedad y las empresas más competitivas, tecnológicas y sostenibles

 

Es el plan económico más ambicioso y trascendental de la historia reciente de España. La mayor oportunidad desde la entrada en la Unión Europea (UE). Oportunidades así se dan dos en un siglo”, señaló Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en la presentación del proyecto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) español ante la comisión interministerial para la Recuperación, Transformación y Resiliencia. El Ejecutivo prevé que el PRTR impulse el crecimiento en torno a dos puntos porcentuales del producto interior bruto (PIB) en promedio anual durante el periodo de ejecución.

El Gobierno eleva hasta los 69.500 millones de euros los fondos que espera recibir entre 2021 y 2023 del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), que es el principal instrumento del Fondo de Recuperación Europeo, también conocido como Next Generation EU. Además, dispone de 12.000 millones de euros procedentes de otro instrumento, el React-EU, por lo que el total que recibirá en este período será de unos 82.000 millones de euros. Esto es más de un 7% del PIB. Además de este importe, el Gobierno anuncia que acabará usando también la parte de préstamos que le ofrece Europa y no solo las transferencias no reembolsables.

La transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorialy la igualdad de género son los cuatro ejes transversales que articulan el plan de recuperación. Como novedad respecto al Plan presentado en octubre, el Gobierno agrupa la mayoría de inversiones previstas en 20 programas tractores de inversión.

Así, el PRTR refleja que las inversiones relacionadas con la transición ecológica ganan protagonismo hasta el 39% del total (dos puntos porcentuales más que lo anunciado previamente), mientras que el segundo eje, la transformación digital, retrocede hasta el 29% (anteriormente representaba un 33%). Además, el Plan especifica que la educación y la formación obtendrán el 10,5% de los recursos y la I+D+i, un 7%.

Los programas de inversión que más peso tendrán durante el primer tramo del plan serán las destinadas al desarrollo de la movilidad sostenible, segura y conectada (con 13.203 millones de euros de inversión); y a la rehabilitación de vivienda y regeneración urbana (con 6.820 millones de euros de inversión), incluyendo un programa de vivienda social para alquiler de 1.000 millones de euros. A esto hay que añadir la modernización de las administraciones públicas con 4.315 millones de inversión. El proceso para hacer las pymes más digitales y competitivas, a través del Plan de Digitalización de Pymes, contará con 4.066 millones de euros y la implementación de la red 5G sumará 3.999 millones. Los planes para el impulso de la economía circular, de las competencias digitales, de la modernización del sector turístico, de la innovación y de la ciencia y del despliegue de energías renovables estarán dotados con más de 3.000 millones de euros.

El plan cuenta con una partida de 13.203 millones de euros para la movilidad sostenible, segura y conectada

Por debajo de este umbral se encuentran las medidas destinadas a hacer más competitiva la economía de los cuidados, el sistema educativo y el empresarial y el mercado laboral. Se plantean para ello 10 reformas en torno a la modernización del sistema sanitario, de las administraciones públicas y de la justicia; una hoja de ruta hacia el hidrógeno verde; la depuración de aguas y la conservación de ecosistemas; una nueva política de vivienda; una nueva estrategia de movilidad sostenible; y una reforma para apoyar a la investigación. Las nuevas políticas públicas para un mercado de trabajo dinámico, resiliente e inclusivo contarán con 2.363 millones de euros, y la estrategia nacional para la inteligencia artificial estará dotada con 500 millones.

El Gobierno debe presentar a Bruselas estas líneas de su plan maestro para la recuperación antes del 30 de abril. El Ejecutivo comunitario contará entonces con un plazo máximo de dos meses para darle su visto bueno. A partir de entonces, el Consejo Europeo debería dar el sí definitivo al PRTR en el plazo máximo de un mes. En cualquier caso, España ha anunciado su intención de lanzar las primeras convocatorias de ayudas a partir de mayo. Además, para evitar cuellos de botella en la administración, el Gobierno ha pospuesto a después de 2023 la canalización del presupuesto ordinario de la UE (Marco Financiero Plurianual 2021- 2027).

Ver más artículos en Estar donde estés

Suscríbete